Voy a tocarte

– Dame algo – me dijo la creatividad mirándome con esos ojos de quien ya lo perdió todo.
– Lo siento, no llevo nada – le respondí
– Oh, eso nadie se lo cree, va, piensa, seguro que algo has vivido.

Suenan notas, esas notas que han atravesado océanos, que se han perdido en montañas, que se han imaginado en bosques y se han nutrido de acentos. Suenan notas que habrían podido ser otras, pero son esas. Suenan notas; juegan notas llenando el silencio y dejando que los dedos hablen. Y hablan, contando anécdotas que se dejan entrever si sabes escuchar.

– Me expreso mejor con las manos
– Perfecto, yo escucho mejor con la piel.

Porque hay manos que curan hagan lo que hagan. Manos que transmiten y acarician, aunque sea sin querer, la vida que se pone por delante. Hay manos que transforman esos breves espacios sin sonido y narran cuentos nuevos con historias conocidas. Hay manos que deciden que aquí, justo aquí, en este momento, y por un instante, suena el sol. Y suena, sin esperarlo y sonríes.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Desmemorias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s