Argentina (4/9)

RecoletaJudith, suiza, rubia, sonriente y estudiante de historia en Zurich.

La conocí en el cementerio de la Recoleta, donde está enterrada Evita Perón. Vagabundeaba como yo entre los mausoleos hasta que la vi sentarse en un banco para ojear la Lonely Planet. Me senté con ella después de varios intentos infructuosos de fotografiar un gato, conversamos un rato en un español casi perfecto por parte de los dos y nos fuimos a comer.

De esta violonchelista no profesional sí que tengo el correo electrónico, quién sabe si por aquellas casualidades de la vida nos juntaremos en algún rincón del mundo otra vez.

Lo que sí puedo asegurar es que lo último que hay que pedir en un restaurante porteño es una picada chica para comer; sólo son entremeses que no valen los 32 pesos que yo pagué por ellos.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s