Japón, día cero

Entering JapanEn ocasiones huyes, sepas o no sepas muy bien de qué e incluso hay ocasiones en que más tarde te das cuenta que los motivos para correr eran completamente diferentes de los que habías pensado inicialmente, pero nunca importa.

Huir sin mirar atrás también es utópico; miramos atrás constantemente, y por eso corremos y tropezamos y pensamos que es la vida, pero no lo es, son las piedras y los troncos que no vemos simplemente por no querer fijarnos dónde pisamos, porque mirar atrás es más fácil, más cómodo, más conocido.

Y de escapadas, lo tangible, o al menos en mi memoria que todo lo manipula, es que me fui a Japón, aún no sé si huyendo o no y de ser que sí sin saber los motivos. El hecho es que compré un pasaje un lunes y volé el viernes al país del sol naciente. Sin nada planeado; simplemente con un billete de avión, un Japan Rail Pass de 14 días, una mochila que apenas pesaba 10kg y una primera noche reservada en un hostel en la zona de Ueno.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s