Japón, día dos

TokyoPasear por Tokyo es tener la sensación constante que te estás perdiendo todo lo que pasa a tu alrededor. Puedes caminar, mirar para todos los lados, intentar entrar en el máximo de sitios posibles y, pese a todo lo que experimentas, saber que sólo es un porcentaje minúsculo de todo lo que podrías estar viviendo en ese instante en ese mismo sitio.

Segundo día en la ciudad que deja pequeña a cualquier urbe que hubiera conocido hasta ahora. Hoy, mochila en mano, camino durante todo el día atravesando varios barrios claramente diferenciados hasta terminar en Ginza, que es como el Paseo de Gracia de Barcelona pero magnificado en todas las dimensiones posibles. No obstante, la suntuosidad de la zona no hace que mi alojamiento sea mucho mejor que la noche pasada; he cambiado mi litera en habitación compartida por un nicho.

Los pies duelen después de una larga jornada donde habré recorrido más de veinte kilómetros caminando y no puedo dormir: En una de las cápsulas vecinas parece haber un zoológico entero encerrado en forma de ronquidos. En mi vida había escuchado tremenda variedad de graves salir de un solo cuerpo.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s