Japón, día nueve

NaraHay momentos en los que toca tomar decisiones, se ajusten o no con los planes o no-planes del viaje de cada uno y, en este caso, la decisión fue la de establecer de antemano el campo base en Tokyo, muy a mi pesar, para las restantes cuatro noches. ¿El motivo? Los japoneses están de vacaciones y todos los alojamientos que quedan libres en mitad de mi trayecto imaginario o están completos o son prohibitivos. No queda más remedio que decidirse por lo menos caro y reservar una habitación en la capital para los últimos cinco días. Como compensación, descansaremos de mochila.

Sigo en Kyoto no obstante, aunque ya sólo de paso: He abandonado mi hotel, he dejado mis pertenencias en una consigna de la estación de tren y me propongo pasar el día entero en Nara, que es uno de esos lugares que me han dicho que sí o sí tengo que ver aunque, resumiendo, y siendo fieles a la realidad, en Nara únicamente hay templos y ciervos. Punto.

Las distancias son tan relativas como el tiempo, sobre todo cuando viajas sin pensar; un minuto deja de ser un minuto y quinientos kilómetros son sólo un número que los shinkansen se encargan de comerse en algún momento sin que tú tengas que preocuparte. Es divertido pensar sólo en experiencias y no en cantidades, lástima que en nuestra zona de confort no consigamos que esto sea siempre así.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s