Japón, día doce

TokyoNo hay nada especial que quiera ver hoy, sólo un par de calles y parques que tengo apuntados en el GPS de mi móvil. Lo bueno de la ignorancia es que es bastante pacífica y no te da problemas; si supiera todo lo que me estoy perdiendo seguramente me daría un ataque de ansiedad pero al no saber y no querer saber me contento con cualquier pequeño detalle.

Tokyo es inmenso. Y como toda inmensidad tiende a repetirse, modificando ligeramente algunos aspectos pero manteniendo la forma. Es como ese juego que, a partir de una palabra y cambiando sólo una letra cada vez, vas obteniendo nuevas palabras con diferente significado. Hoy me pierdo nuevamente en el cruce de Shibuya, esta vez de día y sin tanta gente, camino por el barrio de Shinjuku, y paseo sin rumbo intentando tropezarme con edificios o esculturas que ya había visto en alguna web o alguien me había comentado de su existencia.

Día de turista, día de sushi en cinta rotatoria, día de comprar libros y de despedirse de Tokyo. Aún me quedan dos noches más aquí pero la urbe y yo hoy nos decimos adiós, y lo hago de la mejor forma que sé: dejándome las suelas de las zapatillas por sus calles.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s