Querida Serendipia

Querida Serendipia,

Te sorprenderá que te escriba pero de un tiempo a esta parte creo que nuestra relación se ha enfriado y sentía el deseo de comunicártelo.

Quizás únicamente sean imaginaciones mías pero noto que no estamos sincronizados. Y sí, ya sé que justamente ésa es la gracia de nuestro idilio pero, no sé, algo ha cambiado y, egoístamente hablando, no me parece que siga encontrando aquello que no busco. ¿Es quizás porque no busco nada? Eso debería ser motivo más que suficiente para darte alas, ¿no? ¿Cuánto más espacio necesitas?

Ya, lo siento, un calentón. Un arrebato. Realmente sí que he ido encontrado cosas, aunque no me negarás que yo he puesto bastante de mi parte. Lo que no me queda claro, y es por eso el motivo de esta carta, es si tú has estado detrás, o no, o si me has abandonado y te has ido con el resto de musas que a veces solían acompañarme. Os imagino a todas alrededor de un cantautor de esos atractivamente barbudos conspirando para convertir en hit del otoño la más patética de sus letras de borrachera y servilletas de bar.

En fin, no me lo tengas en cuenta, simplemente te echo de menos y no sabía cómo decírtelo. Intentaré centrarme en buscar algo en concreto a ver si así te incito a aparecer y a sorprenderme con otra posibilidad completamente distinta, como tantas veces has hecho hasta ahora.

Anuncios

Acerca de manucervello

Si no sabes qué regalar, regala sueños.
Esta entrada fue publicada en Calentón, Desmemorias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s